RECARGAN EL TANQUE DEL CORAZON

Javier Poza y Jaime Camil están en la Ciudad desde el lunes como parte del programa ‘Aventura por México. Rumbo al Bicentenario’

Sin importar los kilómetros recorridos, el cansancio o incluso los malestares físicos, Jaime Camil y Javier Poza se dieron ayer tiempo de realizar un recorrido por el Hospital Materno Infantil.

Invitados por Cristina Maiz, presidenta del DIF Nuevo León, este dúo motorizado, a lo largo de una hora, recorrió las instalaciones del hospital, compartiendo momentos agradables con las pacientes.

“La invitación surgió por parte del Gobierno de Nuevo León y para nosotros es la parte linda y padre de nuestro viaje, porque tenemos la oportunidad de acercarnos a la gente y de ofrecerles una sonrisa. Eso nos llena de alegría, nos recarga el tanque, no de gasolina, sino del corazón”, afirmó Poza.

Los actores están en la Ciudad desde el lunes como parte del programa Aventura por México. Rumbo al Bicentenario. que se transmite los sábados por Canal 5 a las 22:00 horas. Su travesía inició 5 de marzo.

En su recorrido, el actor y el conductor saludaron a algunas nuevas mamás junto con sus recién nacidos, bromearon con ellas, les hicieron algunas preguntas, e incluso Poza les comentó que es partidario de que los bebés nazcan por parto natural y que se alimenten de leche materna.

Pese a que Camil no estuvo presente en la conferencia de prensa que se ofreció al mediodía, porque se sintió mal, sí se dio el tiempo para hacer el recorrido en el hospital y hasta hacer algunas bromas.

“Estaba muy enfermo en la mañana, no sé qué me pasó, yo creo que fueron los 20 días sin parar de este viaje, de 350 kilómetros diarios en moto. Creo que el cuerpo te pide que pares y te tranquilices y creo que eso me pasó a mí”, dijo Camil.

“Me paraba de la cama y me mareaba, me acostaba y me sentía bien, pero luego me daban contracciones en el estómago; pero bueno, ya estoy bien y lo que me motivó a estar aquí son los niños, cualquier cosa que tenga que ver con ellos o sea infantil”.

Llega sus amadas

Ayer, Camil no pudo acompañar a Poza a visitar las grutas de Bustamante y por la tarde comer con Celso Piña en el restaurante El Regio de Gonzalitos por el malestar que sintió.

“La verdad ya lo habíamos comentado, llegamos a Monterrey y nos ganó el cansancio, lógico, 20 días de estar yendo de un lado para otro. No hemos tenido ningún día de descanso, pero no somos los únicos, la producción también se lleva una sopa terrible”, afirmó Javier mientras se refrescaba con una michelada acompañado de Celso.

Como parte del staff que acompaña a este par de aventureros, la producción cuenta con un paramédico que está al tanto de la salud de los conductores.

Vivianne Garzón, esposa de Poza, llegó con su pequeña Nikkía, de seis meses, a acompañarlo en tierras regias, aunque no había sido posible pasar mucho tiempo a su lado por las grabaciones. Para apapac har a Camil llegó su novia Heidi.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s